Sigo sin poder asimilar el vértigo que me produce algun video demo de montaña rusa en Oculus Go. Me niego a huir refugiándome en Netflix. Que espere, tampoco veo tanta televisión M+,  incluso acabarme el Horizon zero dawn tendrá que esperar.

La realidad virtual era necesaria después del intento vende humos de la televisión 3D i curva. El precio de Oculus es bajo. Claro, ahora el precio de las pantallas 4K caen a plomo.

Las gafas Oculus Go dan mucha videoteca por visualizar y foto por pausar. Aún falta el contenido musical. Espero escuchar conciertos y videoclips a la carta, como consumidor de Youtube que soy. El video adulto en VR conlleva el desgaste de la batería, fijo. Le falta a Oculus Go pulir el videochat o Rooms. Pero no estoy pa pedir. Facebook ya caerá en las labores de redes cita a ciegas.

No me esperaba tanto de Oculus Go. Debajo una piedra estará el perdedor.